MARCO LEGAL, TRIBUTARIO Y LABORAL

 
PRINCIPALES IMPUESTOS
  
  1. Ley de la Renta. Se establecen impuestos de categorías, que gravan distintos ingresos dependiendo de las actividades que los originen, e impuestos finales, que gravan la totalidad de las rentas obtenidas por las personas naturales domiciliadas o residentes en Chile o las rentas de fuente chilena de las personas no residentes

    • El Impuesto de Primera Categoría grava, en general, las rentas provenientes del capital como la tenencia o explotación de bienes raíces, las rentas de los capitales mobiliarios, las actividades comerciales, industriales, minería, actividades extractivas, compañías aéreas, bancos, constructores, etc. La tasa de este impuesto varía dependiendo del régimen tributario al que se encuentre acogida la empresa, siendo de un 25% en el régimen atribuido o de un 25,5% (27% desde el año comercial 2018) en el régimen parcialmente integrado.

      El sistema tributario chileno es integrado, por lo que los impuestos pagados a nivel corporativo sirven de crédito contra los impuestos que finalmente paguen los propietarios de las empresas. Igualmente que con las tasas, el porcentaje del impuesto a usar como crédito depende del régimen al que se encuentre acogido la empresa. Así, si es “atribuido” podrá usarse el 100% del crédito y si es parcialmente integrado, el 65%. La excepción a esto último, es que la remesa se haga a domiciliados en países con los que Chile haya acordado Convenios para Evitar la Doble Tributación vigentes o en actual tramitación, caso en el cual se aprovechará la totalidad del crédito.
    • El Impuesto de Segunda Categoría grava las rentas provenientes del trabajo dependiente. Es de carácter progresivo. En caso de que el trabajador solo perciba rentas derivadas de su trabajo dependiente, éste impuesto tendrá el carácter de único.
    • El Impuesto Global Complementario que grava la totalidad de las rentas percibidas o atribuidas a las personas naturales con domicilio o residencia en Chile.
    • El Impuesto Adicional grava los ingresos de fuente chilena que perciba o le sean atribuidos a las personas sin residencia en Chile. En el caso de las rentas remesadas la tasa del impuesto será de un 35%.

  2. Impuesto a las Ventas y Servicios (“IVA”). Se afectan con un impuesto del 19%:.

    • La venta de bienes corporales muebles e inmuebles, excluyendo la parte del precio que corresponda al terreno, cuotas de dominio sobre dichos bienes o derechos reales constituidos sobre ellos; siempre que la persona que los transfiera sea calificado de vendedor en razón de la habitualidad de sus operaciones;
    • Los servicios por prestaciones remuneradas que correspondan, principalmente, a las que provengan de actividades comerciales, industriales, intermediación, etc., sean o no habituales. No se incluyen en dichas actividades los servicios profesionales prestados por empleados o profesionales independientes.
    • Asimismo, la ley equipara ciertos actos a ventas y servicios para efectos de gravarlos con el impuesto de 19%. Entre éstos se encuentran las importaciones, los aportes a sociedades efectuadas por vendedores, adjudicaciones de bienes en procesos de liquidación de sociedades cuando corresponden al giro de ésta, ventas de establecimientos de comercio, etc.

  3. Derechos de Aduana. Grava el ingreso de mercancías a Chile. En general, tiene una tasa del 6%, pero excepcionalmente será del 0% en el caso de bienes de capital.

  4. Regalías al exterior. Dependiendo del tipo de goce o explotación, la tasa podrá ser de un 15% o 30%. Excepcionalmente será del 80% cuando sea calificada de improductiva o prescindible para el desarrollo por el Presidente.

  5. Intereses. Por regla general, se aplica una tasa de 35%, pero entre países con tratado se aplica una tasa de 5% o 15%. En ciertos casos la tasa se reduce al 4%.
 
 
 
LEGISLACIÓN LABORAL
 
Contrato de Trabajo
 
La legislación laboral reconoce que el contrato de trabajo comienza con la prestación de los servicios, debiendo constar por escrito dentro de los 15 días siguientes contados desde esa fecha. Las excepciones a lo anterior son los contratos por obra o plazo fijo que deben contar por escrito dentro del plazo de 5 días.
Se distinguen tres tipos de contratos:
  • Contrato indefinido: Es la regla general. Es aquel que no tiene fecha de término. Cabe mencionar si un contrato a plazo fijo se renueva por 2 veces, éste pasa a ser indefinido.
  • Contrato a plazo fijo: Es aquel en el que se especifica la fecha de término. No puede exceder de un año de duración y puede ser renovado.
  • Contrato por obra determinada: Es aquel que termina cuando finaliza el trabajo o servicio que dio origen al contrato.
Nacionalidad de los Trabajadores
 
a) La normativa laboral exige que, en toda empresa con más de 35 trabajadores, a lo menos, el 85% de éstos sean de nacionalidad chilena. Para lo anterior, se toma en cuenta el número total de trabajadores que un mismo empleador ocupe sin distinguir entre las distintas sucursales u oficinas que pueda tener. Sin embargo, se reconocen las siguientes excepciones a la limitación de contratación de trabajadores extranjeros:
 
  • Se excluye al personal técnico especialista;
  • Se tiene como chileno al extranjero cuyo cónyuge o sus hijos sean chilenos o que sea viudo o viuda de cónyuge chileno; y,
  • Se considera también como chilenos a los extranjeros residentes por más de cinco años en el país, sin tomarse en cuenta las ausencias accidentales.
 
Jornada laboral
 
La duración de la jornada de trabajo será la establecida en el contrato, sin que pueda exceder de 45 horas semanales, pudiendo distribuirse en 5 o 6 días. Ningún día puede exceder de 10 horas de trabajo, incluyendo las 2 horas extraordinarias que, como máximo, permite la Ley.
Las horas extraordinarias no pueden ser más de 2 horas diarias y se remuneran con un recargo del 50% por sobre la remuneración convenida para la jornada ordinaria. Dicha normativa no resulta aplicable a los gerentes, administradores y apoderados con facultades de administración y, en general, a aquellos que trabajen sin fiscalización superior inmediata.
 
Remuneraciones
 
Las remuneraciones se pueden pagar de la forma que acuerden las partes, no pudiendo exceder una diferencia temporal de un mes entre ellas.
 
Seguridad Social
 
Se exigen las siguientes cotizaciones previsionales:
  • Pensiones de vejez, invalidez o supervivencia: Los trabajadores cubren sus pensiones de jubilación con una contribución del 10% de su remuneración mensual, hasta un límite de €2.250 aprox.

    Adicionalmente la empresa debe pagar un seguro por un valor equivalente al 1,5% aprox. del salario mensual de cada trabajador con el fin de costear prestaciones que otorga en caso de invalidez y supervivencia.

    El trabajador tiene derecho a jubilarse a los 65 años, en el caso de los hombres y a los 60 años en el caso de las mujeres.

  • Seguro de salud: El trabajador deberá contribuir con el 7% del salario mensual, hasta el máximo ya señalado. En todo caso la ley permite cotizaciones superiores a elección del trabajador.

  • Seguro de accidentes de trabajo: Corresponde a un mínimo del 0,95% de la remuneración del trabajador y es de cargo del empleador. La cotización puede aumentar según el riesgo de la empresa.

  • Seguro de cesantía: Se financia por parte del trabajador (0,6% de la remuneración) y el empleador (entre un 2,4% a un 3,0% de la remuneración).
Valora este artículo
(4 votos)
  • Modificado por última vez en Jueves, 16 Noviembre 2017 18:36
  • tamaño de la fuente

CONTÁCTENOS

C/ Carmen Sylva 2306 - Providencia. C.P. 751-0175 - Santiago, Chile
tel: +56 (2) 22317160 - fax: +56 (2) 22335280
camacoes@camacoes.cl - www.camacoes.cl .

nuevo logo ministerio 2017