FORMAS JURÍDICAS PARA OPERAR EN CHILE

En términos generales, una persona o sociedad que no reside en Chile, puede realizar actividades empresariales en el país de tres maneras:
 
  1. Designando un representante: en este caso las operaciones son realizadas por intermedio de una persona que cuenta con un mandato que lo autoriza a actuar en nombre y riesgo del inversionista. Las actividades, facultades, límites, duración, remuneración, etc., serán las que las partes del contrato de mandato acuerden.

  2. Mediante una agencia o sucursal: en este caso se trata de la misma persona jurídica o empresa extranjera que opera en Chile. La entidad extranjera actuará a través de un representante o agente, el que deberá cumplir con los siguientes requisitos:
    • Deberá protocolizar en una Notaria chilena los documentos y antecedentes que acrediten que la sociedad extranjera se encuentra legalmente constituida en su país de origen, así como una copia de los estatutos vigentes y el poder general que la sociedad le otorgue a su representante o agente;
    • Por escritura pública de la misma fecha y ante el mismo notario, se deberá declarar, en nombre de la sociedad, la información suficiente que se requiere para individualizar la forma como se operará en Chile, incluyendo la mención de que la sociedad declara obligarse a mantener en Chile bienes suficientes para atender sus obligaciones y cuál es su capital efectivo;
    • Inscribir en el Conservador de Bienes Raíces de su domicilio y publicar en el Diario Oficial, un extracto de la protocolización de la escritura, dentro del plazo de 60 días desde la fecha de protocolización.

  3. Mediante la constitución de una persona jurídica, ya sea sociedad de personas o de capital. Cuando hablamos de personas jurídicas debemos entender que se trata de entidades con una existencia distinta a la de sus dueños o accionistas y, en lo principal, con su propio patrimonio, pudiendo actuar en el ámbito jurídico y comercial con una individualidad propia reconocida por el derecho.

    Las Sociedades Anónimas (S.A.), las Sociedades por Acciones (SpA) y las Sociedades de Responsabilidad Limitada (Ltda.) son los vehículos más utilizados para emprender cualquier tipo de negocio. La limitación de responsabilidad de los socios a los montos aportados, las hacen vehículos idóneos para afrontar los riesgos empresariales.

    Una de las diferencias más importantes entre ellas, dice relación con la posibilidad de entrar o salir de la propiedad. En el caso de las S.A. y, sobre todo, las SpA, se permite la libre cesibilidad de los títulos representativos de dominio, acciones, salvo que los estatutos de la sociedad indiquen otra cosa. Al contrario, en las Ltda., se requiere de la aprobación de los otros socios e implica una modificación del pacto social.

    Por otro lado, ciertos negocios están reservados a las sociedades anónimas, por ejemplo los Bancos, y en los casos de negocios que se desarrollen con más de 500 asociados, solo pueden emprenderse por medio de dichas sociedades.

  4. Régimen simplificado de constitución de sociedades. La ley permite que las personas jurídicas, con excepción de las sociedades anónimas abiertas y especiales, sean constituidas, modificadas y disueltas mediante un procedimiento especial que consiste en la suscripción de un formulario electrónico que dispone el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo de Chile en su sitio web. Se suscribe empleando una firma electrónica avanzada propia o de un notario y debe firmarse por todos los socios dentro del plazo de 60 días contados desde la primera firma. La sociedad así constituida, será incorporada en un Registro de Empresas que llevará el Ministerio ya citado y tendrá igual validez que de seguirse el procedimiento tradicional.

    En la práctica, este sistema ha sido utilizado en emprendimientos de menor cuantía y simpleza, por empresarios locales.

  5. Trámites adicionales para el funcionamiento de una empresa. Una vez constituida la empresa en Chile, se deberá dar aviso de inicio de actividades y obtener un Rol Único Tributario, para lo cual debe presentar un formulario en las oficinas del Servicio de Impuestos Internos (http://www.sii.cl/), dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hayan comenzados las operaciones.

    Eventualmente, se puede exigir autorizaciones especiales para el funcionamiento de ciertos rubros.

    Finalmente, se deberá obtener y pagar una patente municipal, o permiso necesario para emprender actividades comerciales emitido por la Municipalidad del domicilio de la empresa. Existen cuatro tipos de patentes: comerciales, profesionales, industriales y de alcoholes.

    El pago de la patente es anual y su valor varía en cada Municipalidad. El monto a pagar es entre el 2,5 por mil y el 5 por mil del capital propio del negocio declarado ante el Servicio de Impuestos Internos, con un mínimo de 1 Unidad Tributaria Mensual (UTM) y un máximo de 8.000 UTM al año.

    En el caso de una patente de alcoholes su valor varía entre 0,6 UTM y 3,5 UTM.

CONTÁCTENOS

C/ Carmen Sylva 2306 - Providencia. C.P. 751-0175 - Santiago, Chile
tel: +56 (2) 22317160 - fax: +56 (2) 22335280
camacoes@camacoes.cl - www.camacoes.cl .

nuevo logo ministerio 2017